El 13 de marzo del 2008 el Ayuntamiento de Zaragoza aprobó la adjudicación de la contrata de limpieza y recogida de basuras a la empresa FCC por un total de 61,3 millones de euros anuales durante los próximos 20 años. FCC lleva prestando el servicio en la ciudad desde 1940. La calidad del proyecto técnico, especialmente en materia de eficiencia, de su planteamiento medioambiental y de los medios materiales con los que llevarlo a cabo fue lo que hizo llevarse a dicha empresa la contrata.
Una medida que ha llevado en marcha FCC es la sustitución de los contenedores antiguos de basura (envases, vidrio, papel, cartón…) por un modelo nuevo (de colores para distinguir el material), ganando en simplicidad a la hora de recoger la basura, pues sólo usan camiones de carga lateral con una pantalla en su interior que la manipulan los conductores para recoger los contenedores; eliminan, a su vez, el ruido de los anteriores camiones, ya que los actuales son ecológicos, y el de los operarios que se dedicaban a recoger la basura, debido a que el nuevo sistema necesita únicamente al conductor para activar el mecanismo que antes hemos citado; otra de las ventajas son las tapas de los nuevos contenedores, mucho menos ruidosas, por no decir nada, que las anteriores.
Sin embargo, en determinadas zonas (Casco Histórico, entornos de los mercados de Delicias y Puerta Sancho, etc) se ha procedido a la instalación de contenedores soterrados, disminuyendo así el impacto visual de los contenedores en zonas de interés turístico, eliminando los malos olores que desprendían los anteriores, aumento del volumen de recogida instalado, fácil acceso a los mismos mediante buzones, disminución de la contaminación acústica y, sobre todo, dismunición de los actos vandálicos que tantos problemas causan a los bomberos, ciudadanos, etc. En fase de instalación de estos contenedores están las zonas del Actur, Casablanca, Oliver, Torrero, Valdefierro y San José.
Los nuevos contenedores que sustituyeron a los antiguos tienen el incoveniente que arden con más virulencia y completamente, y están construidos con un material más inflamable, por lo que el riesgo a los daños a vehículos colindantes, árboles y primeros pisos de las viviendas cercanas es mucho mayor. De ahí el reciente caso de Las Fuentes, donde un individuo recientemente detenido, provocó fuego en cinco contenedores, que afectó a nueve vehículos y dos fachadas de edificios próximas.
Este barrio siempre ha sido objeto de innumerables actos vandálicos debido a que por la noche apenas hay tráfico, apenas hay viandantes por las calles y se respira una cierta tranquilidad, lo que le hace ser el punto de mira de los pirómanos, principalmente los fines de semana.
Estos hechos tan detestables podrían ser evitados si se sustituyeran los contenedores de envases, basura orgánica, cartón y vidrio por contenedores soterrados, como acertadamente ha propuesto el concejal Laureano Garín. Estos contenedores estarían debajo de unas plataformas sobre la acera que habría que activar mediante un sistema hidráulico, por lo que los contenedores sólo podrían sacarlos a las superficies los trabajadores de FCC.
Lo que pretende Laureano Garín es que en el barrio de Las Fuentes se proceda al soterramiento de los contenedores para evitar los actos vandálicos, como van a hacer ahora en otros barrios. Si este sistema se llevara a cabo le cambiaría la vida al barrio, ya que habría más espacios para aparcar (Las Fuentes tiene muy pocas plazas de garaje y muchos vehículos, y los contenedores actuales quitan muchas plazas de estacionamiento), se eliminarían los actos vandálicos al no haber contenedores en la vía pública y no habría que lamentar daños en el mobiliario con el consiguiente gasto en la reparación o sustitución de los objetos afectados.
Desde aquí apoyamos esta medida que Laureano Garín quiere llevar a cabo.

Comments

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.