Aunque el director general de Caja Inmaculada indicó que el informe que encargaron a su antigua empresa, Deloitte, sobre la situación de la caja resulto ser positivo, es decir, viable en solitario, rehusó aclarar si se descarta definitivamente la fusión virtual mediante un SIP con Caja Rioja y Caja Insular de Canarias.

La prioridad en la que se centra ahora Luis Miguel Carrasco es adoptar una serie de decisiones y valorar estratégicamente lo que más le interesa a la caja.

Habrá que ver qué ocurre en un futuro, pues el mercado de las cajas se está reorganizando y Caja Inmaculada tendrá que valorar las múltiples opciones que hay, sin que haya plazos fijos, aunque el comité de empresa siempre rechazó la fusión virtual.

Estas declaraciones se realizaron en un foro de ADEA en Zaragoza.

Comments

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.